viernes, 22 de abril de 2016

*inspiración* La Osa Mayor, la constelación madre

La Osa Mayor, con su característico Carro, es una de las primeras constelaciones que aprendemos y, tal vez por eso la primera que buscamos y reconocemos siempre en el cielo nocturno. 
La leyenda griega cuenta que Zeus se enamoró perdidamente de la ninfa cazadora Calisto, que habitaba en los bosques de Arcadia consagrada a la caza y a la diosa Artemisa. Como parte del cortejo de la diosa debía mantenerse virgen así que Zeus, consciente de que no podría acercarse a ella como varón, tomó la forma de Artemisa para seducirla. 
Sabiendo que su embarazo enfurecería a la diosa, Calisto trató de ocultar su estado hasta que, una tarde, Diana y sus ninfas decidieron refrescarse en una fuente. Cuando Calisto no quiso desnudarse, despertó las sospechas de una de ellas, que le arrancó las ropas descubriendo su abultado vientre. Indignada, Artemisa la expulsó de su cortejo. Pocos meses después Calisto dio a luz a Arkas. Cuando la noticia llegó a oídos de Hera, la diosa montó en cólera por la traición de su esposo Zeus y, celosa de la belleza de la ninfa, convirtió Calisto en osa. 
El pequeño Arkas creció, y se convirtió en un joven y diestro cazador, como lo había sido su madre. Un día, durante una partida de caza, se encontró con su metamorfoseada madre. Calisto le reconoció y, olvidando por la emoción su forma animal, se abalanzó sobre él  para abrazarlo. Arkas, asustado, tensó su arco para defenderse del oso, pero justo antes de que el pecho de Calisto fuera atravesado por la flecha, Zeus envió un brillante torbellino que los elevó al cielo, impidiendo que su hijo matara a su propia madre y uniéndolos para siempre, como osa y osezno, en el firmamento.

Zeus y Calisto, François Boucher, 1744

Artemisa y Calisto, Tiziano, 1556-1559
Arkas dando caza a Calisto, Robert Baudous en Metamorfosis, 1590


Aprovecho para presentaros la Gargantilla Osa Mayor, parte de la nueva línea de mini constelaciones con la que amplío esta temporada la colección Mapa Celeste. Ya podéis encontrar las gargantillas astronómicas en la tienda online y, muy pronto, anillos y pendientes a juego ^^.

Gargantilla Osa Mayor, de latón y cadena esmaltada.

Collar Osa Mayor, disponible en plata y latón.

Broche Osa Mayor, disponible en plata y latón.


www.bohemismo.com

jueves, 17 de marzo de 2016

*la vida bohemia* 9 planes para disfrutar de la primavera

Con el inicio oficial de la primavera a la vuelta de la esquina y las vacaciones falleras y pascueras ya casi en marcha, es hora de sacar las gafas de sol y las bambas, guardar el invierno en un altillo bien alto y salir a disfrutar de los la estación más bonita del año. Os propongo 9 planes para celebrar el cambio de estación tanto dentro como fuera de casa ¡Que vivan los primaverismos!


1. Llenar la casa de flores y plantas. No sé si también os pasará pero, es llegar estas, y se apodera de mí un deseo irrefrenable de meter la primavera dentro de casa. Si lo de cuidar a otros seres vivos no se os da bien, siempre podéis apostar por los cactus y los helechos que, según dicen, son a prueba de planticidas en serie como la aquí presente.

fte. decordemon

2. Sacar la bici a pasear. No hay medio de transporte más barato, ecológico y saludable (a excepción de tus propias piernas). Para ir de excursión, para recadear o simplemente para dar un paseo de domingo, cualquier excusa es buena para esa maravillosa sensación de pedalear con el sol en la cara y el viento en el pelo. En los últimos años Valencia se ha llenado de carriles bici que permiten recorrerla prácticamente de punta a punta a dos ruedas, pero nada como a hacerlo a la sombra de los árboles en el viejo cauce del río Turia, un clásico bicicletero. ¿Y conocéis la ruta que se ha trazado a lo largo del Parque Fluvial del Turia? Recorre las orillas del río desde Valencia hasta Lliria. Mi tramo favorito es el de Villamarxant, allí fotografiamos hace un par de años la colección Summer's End.

fte. space for inspiration

3. Coger flores silvestres. Siempre que las veo al borde de los caminos no puedo evitar llevarme un ramito conmigo. Las pones en agua en un tarro de conservas vacío o una taza de café bonita y ¡voilá! cualquier sitio donde lo ponga se convierte el rincón más bonito de la casa.

Añadir leyenda

4. Salir de picnic. En el parque, junto al río, en la playa, en la azotea o en el jardín, cualquier lugar vale mientras haya unas bonitas vistas, comida rica y buena compañía.

fte. apartment aphotecary

5. Cocinar verde. Con el calorcito el campo nos regala un montón de frutas y verduras nuevas, que dan para un montón de recetas ricas, frescas y saludables. No me digáis que esta quiche de espinacas, espárragos y queso feta no tiene una pinta estupenda. Perfecta para llevarla de picnic o dejarla hecha para comerla a la vuelta del paseo bicicletero (está mucho más rica fría). ¿Y cómo de adorables son estos polos de miel y camomila?

fte. two peas & their pod

fte. vanilla and bean

6. Hacer una calçotada. Otra excusa para disfrutar del buen tiempo, la buena comida y la buena compañía. Calçots, salsa salvitxada y una ristra de buen embutido (podemos olvidarnos de lo de la cocina verde por un rato ;) ). 

fte. la domestique

7. Pasear por campos de árboles en flor. Los almendros (mis favoritos) ya han florecido, pero aún estamos a tiempo de disfrutar de otras magníficas floraciones como la de los naranjos, que impregnan el aire templado con ese maravilloso olor a azahar.

fte. Joe Kathrina



8. Trenzar una corona de flores. Bonito, entretenido y perfecto para dar otro uso a las flores silvestres recogidas. La red está llena de tutoriales sobre cómo hacerlas pero, para las silvestres, me quedo con este de base de alambre y cinta floral.

fte. apartment apothecary

9. Visitar el jardín botánico. Esta es la mejor temporada para hacerlo. Después del letargo invernal, los jardines estallan en color, aroma y vida. La ocasión ideal para hacer unas fotos bonitas o empezar un cuaderno botánico.

fte. this elephants


¿Y tú? ¿Cómo disfrutas de la primavera? ¿Alguna otra sugerencia de plan chachi guay para estas fechas?


Si quieres cotillear más imágenes primaverales inspiradoras, no te pierdas nuestro tablero en Pinterest.




viernes, 11 de marzo de 2016

*diy* 6 DIY astronómicos

¿Vosotros también estáis harrrrtos del mal tiempo? Cuando parecía que la primavera ya asomaba, el invierno ha vuelto dándonos un portazo frío y húmedo en toda la cara. Por si el fin de semana se tuerce meteorológicamente hablando, os dejo 6 DIY para aprovechar los (esperemos) últimos días de hibernación dando un toque estelar a la casa o al armario. Para acceder a los tutoriales, haced click en los enlaces bajo las imágenes. 

Plantilla para estampar. ¿Cómo de maravillosa es esta pared cubierta de estrellas? Efecto papel pintado, sin el engorro del encolado, las juntas y demás (lo de empapelar paredes me parece toda una ciencia).
*Sugerencia: ¿No sería estupendo cubrir el techo del dormitorio con este estampado? Como el de la Capilla Scrovegni de Giotto

Cómoda customizada. Otro detalle perfecto para un dormitorio especial y bonito. Me declaro fan fan fan de las chalkpaint negra en todas sus formas y usos. 
*Sugerencia: Dibujar la constelación con rotulador-tiza, así podemos cambiarla fácilmente por otro diseño si nos cansamos de ella, o ir variándolo según las constelaciones de cada estación.

Arte 3D. Unos lienzos, un poco de pintura, clavos y cordel. No necesitas más para dar un toque diferente a cualquier rincón de la casa. ¿Qué os parece reunir las constelaciones de nacimiento de la familia?
*Sugerencia: Si no tenéis un alfabeto de cuños para estampar, podéis escribir los nombres con sopa de letras pintada con el mismo blanco de los cuños ;).

fte. brit+co

Camino de mesa. Perfecto para iniciarse en el bordado y vestir la mesa para una cena especial.
*Sugerencia: Si no os apañáis con la de la aguja e hilo, probad con un rotulador textil y listo, como el del siguiente tutorial.

fte. Design Sponge

Medias estelares. Unas medias oscuras, un rotulador textil y ¡voilá! piernas listas para brillar.

fte. what to do with lemons

Bolso de lona. Desde #miveranoenBerlin, he cogido la costumbre de llevar uno plegado dentro del bolso, porque nunca sabes cuando lo puedes necesitar (los flohmarkt no habrían sido lo mismo sin él). Tremendamente útiles también para viajar, no ocupan nada en los equipajes lowcost y tienen más fondo que el bolso de Mary Poppins.
Este diseño es suuuper sencillo de hacer, no llevará más de 10 minutos, y puedes personalizarlo escogiendo tu constelación favorita.

fte. for the makers


Si aún no tenéis claro cuál es vuestra constelación favorita, podéis empezar echando un vistazo a las de Mapa Celeste para inspiraros. A mí me cuesta decidirme por una sola, pero creo que Vulpécula es una de mis predilectas.

Collar Vulpécula, disponible en latón o plata.

¡Que tengáis un estupendo y creativo fin de semana!



jueves, 25 de febrero de 2016

*inspiración* Anillos midi, lo más moderno (del siglo XV)

La historia de la moda en general y la de la joyería en particular siempre me han fascinado (será deformación profesional de historiadora del Arte). Maravillosas obritas de arte en miniatura, con cuidados detalles que sólo pueden apreciarse a unos pocos centímetros de distancia. Andaba yo a la búsqueda pinterestiana de curiosidades e inspiración cuando me encontré con una imagen que me dejó patidifusa, el Retrato de una mujer joven de Hans Memling, pintado en 1480.



¿Lo veis? ¿No? Esperad, más de cerca. Plano detalle de las manos.



Sí, señoras y señores, eso que veis es un anillo midi. Si erais de los que, como yo, creía que los midi eran lo más moderno del mundo, aquí está la añejísima confirmación de que no, que si en algún momento fueron modernos, eso fue en el siglo XV. 

Podría ser pura coincidencia, que a la Mujer joven en cuestión se le hubiera quedado pequeño el anillo o que fuera una visionaria, una adelantada a su tiempo (cinco siglos en concreto). Pero no, aquí la prueba de que no era la única que lucía anillos a medio dedo por aquel entonces, de que la moda llegó incluso hasta las manos de los hombres y duró más de un siglo. 

Retrato de Jean le Belliqueux, Rogier van der Weyden, 1451


Retrato de una dama, Roiger van der Weiden, 1460


Retrato de Bona Sforza, autor desconocido, c. 1500


Retrato de Maddalena Doni, Raphael, 1506

Retrato de Marguerite de Valois, autor desconocido, 1569


Conclusión: que cuando se dice que está todo inventado, es por algo... 

Por lo visto, la moda renacentista de las manos anilladas era un símbolo de estatus social en una época en la que lo de trabajar no estaba muy bien visto. Esos dedos perfectos y enjoyados venían a demostrar que no necesitabas usar las manos para ganarte la vida. Lo de vivir de las rentas en tu fabuloso palacete se veía mejor. No creo que las damas renacentistas tuvieran muy buena opinión de los dedos negruzcos y magullados que se me quedan después de una sesión de pulido de bohemismos...

Termino la reflexión con un detalle del retrato de Margaret Pole. No lleva los susodichos midi, pero sus maravillosas manos me dan ganas de llenar mis dedos de anillos. ¿A vosotras no? Vale, no son aptas para fregar los platos, pero podemos permitírnoslas para un viernes de copichuelas. Pronostico más diseños anilleros que de costumbre para la siguiente colección bohemista.

Mujer desconocida, anteriormente conocido como Margaret Pole,
Condesa de Salisbury
, autor desconocido, c. 1535


Anillo Polvo de estrellas, disponible en latón y plata de ley.


PD: Creo que empezaré a vestir mis dedos con en Anillo Polvo de estrellas. Si queréis uno, se hace por encargo y a medida, así que podéis pedirlo midi, maxi o como gustéis ;).


jueves, 11 de febrero de 2016

*inspiración* Cicno, el rey que se transformó en cisne


La espectacular constelación Cygnus es una de las regiones más bonitas del cielo, poblada de brillantes astros y nebulosas. Casi tan bonita como la historia que hay detrás de ella, la del rey Cicno y su amante Faetón. 
Faetón era uno de los muchos semidioses de la mitología griega. Harto de recibir sólo burlas cuando aseguraba ser hijo de Helios, un día pidió a su padre que le prestara su carruaje (el Sol) para mostrar al mundo entero su ascendencia divina. Helios se negó, advirtiéndole del peligro, pero Faetón ignoró su consejo y tomó orgulloso las riendas. Tal y como había predicho su padre, Faetón no pudo dominar el poderoso carro, y perdió el control cayendo al río Erídano. Al oír la noticia de su muerte, el rey Cicno abandonó su reino para ir a llorarlo a orillas del río. Día y noche recorría sus aguas, sumergiéndose una y otra vez tratando de encontrar el cuerpo sin vida de Faetón. Así, sólo y sin consuelo, Cicno envejeció, sin abandonar nunca la búsqueda de su amante. Cuenta la leyenda que los dioses, apiadándose de su dolor, cambiaron entonces sus canas por plumas blancas y lo transformaron en un hermoso cisne, que noche tras noche se sumerge en el firmamento en busca de su amor perdido.


Transformación de Cicno en un cisne y
 de las hermanas de Faetón en álamos
en El Templo de las Musas, Bernard Picart, 1754
Faetón en Los Cuatro Caídos, Henrick Goltzius, 1588
























Collar Cygnus, disponible en latón y plata.

Broche Cygnus, disponible en latón y plata.


Puedes encontrarlos también en nuestra tienda en Etsy.


Y hablando de historias de amor... ¡No olvides que hasta el 14 de febrero te regalamos un descuentillo en tus compras bohemistas!

viernes, 5 de febrero de 2016

*la vida bohemia* Tarjetas de San Valentín hechas con mucho amor (y pocos corazones)

Nunca he sido muy fan de la versión ñoña y endulcorada de San Valentín. Cada año, los escaparates llenos de corazones y angelitos alados me llevan al borde del sarpullido. Pero sí creo que es una buena ocasión para que no olvidemos regalar un "te quiero" a las personas que nos importan, porque no siempre recordamos hacerlo tan a menudo como deberíamos. Y no me refiero sólo al amor romántico, si no a todos los amores de nuestra vida. A nuestra familia, amigos e incluso a uno mismo. ¡Claro que sí! ¡Que viva el amor propio! ¿Quién decidió que San Valentín fuera sólo parejis?

Este año reniego públicamente de cupidos, corazones y rosa y rojo. Prefiero en cambio que mis "te quiero" brillen como los astros, suenen a Coldplay y tengan el dorado y negro intenso de una noche estrellada. He creado unas tarjetitas tomando prestadas las palabras de la banda británica, para dar un toque especial al empaquetado bohemista en estas fechas. Este mes, todas las joyitas saldrán del taller con ellas, para los que os animéis a regalar un cachito de cielo además del "te quiero". Las comparto también por aquí, así podréis mandar vuestro mensaje a todas esas personas que os iluminan.

¡Ah! ¡Y casi se me olvida! Hasta el 14 de febrero tenéis un descuentillo en todos los bohemismos, para los regalos (o auto-regalos) valentinosos.


Podéis canjearlo en la tienda online o en Tresors Handmade (Valencia).


¡Que tengáis un feliz y brillante fin de semana!



Descarga el PDF de las tarjetas aquí.



viernes, 29 de enero de 2016

*inspiración* Mapa Celeste

Mapa Celeste nació la pasada primavera, mientras trabajaba en las joyitas de Le voyage dans la Lune. La música de fondo suele acompañarme siempre en el taller, y durante esas semanas las recién (y tardíamente) descubiertas Ciencias Celestes de Carlos Sadness sonaban en modo bucle amenizando el trabajo. Y así, rodeada de las estrellas de Melies y las fábulas celestes de Sadness, recordé aquel verano que mi padre llegó a casa con un telescopio debajo del brazo y pasamos las noches en el jardín, con un ojo en la mirilla y el otro en un viejo libro de astronomía. Las Osas Mayor y Menor, con su brillante cola polar, fueron las primeras constelaciones que mi padre me descubrió. Entendí entonces que todos aquellos lejanos puntitos de luz tenían nombre y forma y, como en un juego, trazaba las líneas que los unían para hallar zorros, cazadores y serpientes, como esos que reencuentro ahora en las canciones de Sadness, un buen puñado de años después. Con el tiempo perdí la costumbre de pararme a mirar las estrellas, y casi todas aquellas formas que solía reconocer de un vistazo se fueron perdiendo en las nebulosas de la memoria. Pero aún hoy, en esas noches abiertas que obligan a mirar arriba y congelan el aliento, sigo buscando a la familia de osas y recordando aquel verano que viajamos a las estrellas.

Mapa Celeste es un recordatorio de todas esas pequeñas cosas que desaprendemos al hacernos mayores. Un canto, como los de Sadness, al vivir despacio, recuperando el tiempo para tenderse sobre la hierba a contar estrellas e historias.


Broche Osa Mayor, en latón o plata. También disponible en collar.

Collar Cetus, en latón o plata. Disponible también en broche.

Collar Vulpécula, en latón o plata. Disponible también en broche.

Collar Cygnus, en plata o latón. También disponible en broche.

Broche Lepus, en latón o plata. También disponible en collar.

Collar Pegaso, en latón o plata. También disponible en broche.

Anillo Polvo de estrellas, en latón o plata.

Gargantilla Estrella Polar, en latón o plata. O su hermana pequeña, Gargantilla Mini Estrella Polar.

Pendientes Estrella Polar, en latón o plata.